Malinalco
Malinalco

Villa AlaiaMalinalco

Son solo 100km los que separan al centro de la Ciudad de México y Malinalco - que significa "Donde se Adora a la diosa mexicana Malinalxóchitl". Una de las joyas prehispánicas de gran significado para los mexicanos de ayer y hoy.

El pueblo de Malinalco se encuentra custodiado por dos edificaciones que son herencia de los antiguos Aztecas y los colonizadores Españoles.

Uno, el templo monolítico que fue construido-esculpido en el Cerro de los Ídolos. Se piensa que ahí se celebraban entrenamientos militares y se iniciaban los Caballeros Águila y Jaguar, feroces y valientes guerreros.

El otro, el convento Agustino Del Divino Salvador, edificado en el siglo XVI y que cuenta con unos magníficos frescos que muestran la riqueza natural de la zona.

La evangelización llegó tan profundamente en los habitantes que existen ocho capillas que dan cobijo espiritual a los habitantes de sus barrios.

El prolijo y rico en objetos prehispánicos Museo Luis Mario Shneider se encuentra en el centro del pueblo. Y es otra razón más para visitar este mágico lugar.

A los amantes de la naturaleza les viene como anillo al dedo, ya que Malinalco está rodeado de montañas, peñas, manantiales, ríos, cañadas y una gran variedad de aves entre otros. Añejas casas de magníficos colores entre calles empedradas, entusiasma e invita al visitante a celebrar y relajarse.

En Malinalco todas las estaciones del año se disfrutan ya que su clima es semitropical.
Los colores de la naturaleza van del verde encendido al dorado de la hierba seca que estimulan la visión.

Hoy en día, Malinalco ofrece una gran variedad en su gastronomía. Desde una rica barbacoa en el mercado, las famosas truchas de Mali, hasta exóticos y deliciosos platillos en el restaurante Las Palomas. Malinalco no deja a ninguno indiferente, siempre logra cautivar, encantar y enriquecer en todos los sentidos.

Ven a Malinalco a conocer la magia de esta tierra sagrada ubicada en un místico triángulo de energía.

¡Vive la magia!